Sentir. Todo lo hago para Sentir

¿Sabes qué es lo que realmente anhelas cuando te propones un objetivo o un reto? No es conseguirlo, sino que anhelas sentir lo que crees que sentirás cuando lo consigas.

Te invito a que te preguntes: ¿Cómo crees que te sentirías si al final te decidieras a cambiar de trabajo, de pareja o de ciudad? ¿Cómo crees que te sentirías si tuvieses el cuerpo más atlético, la nariz más pequeña o más pelo en la coronilla? ¿Cómo crees que te sentirías si quien crees que te hace tu vida imposible saliese de ella o quien crees que te la hacía más bonita volviera a formar parte de ella? ¿A lo mejor tu respuesta es tranquil@, feliz, segur@, afortunad@?

¡Sincerémonos!. Si en las condiciones actuales en las que te encuentras no te sientes lo suficientemente tranquil@, feliz, segur@, afortunad@ ¿crees realmente que cuando todas estas condiciones cambien esto cambiará? ¿O seguirás enfocándote en lo que crees que te falta para que tu vida sea perfecta?

Nada cambiará en ti mañana si no cambia en ti ahora. Así que, si lo que quieres sentir es tranquilidad, felicidad, amor, libertad, o lo que sea que quieras sentir, haz todo lo que esté en tus manos; ¡Cada día!, para encontrar y regalarte aquellos espacios, actividades y compañías que a día de hoy te hacen sentir como quieres sentir. ¡Seguro que hay un montón en tu vida! Párate un momento y observa dónde se encuentran.

Observa y revisa qué estás atrayendo y cámbialo. Está en tus manos.